Archivo de la etiqueta: Juicio de Lesa Humanidad

Inminente Juicio por las Noches del Apagón de Ledesma

“Aunque el empresario Carlos Blaquier y el gerente de Ledesma, Alberto Lemos, quiénes han sido procesados como responsables de la desaparición de personas, no estén en el banquillo de los acusados, nosotros seguimos sosteniendo que ellos son los responsables de esta masacre”, afirmó Inés Peña, histórica referente de los organismos de derechos humanos de Jujuy, en una conferencia de prensa en la que se anunciaron distintas actividades de reflexión y se invitó a la sociedad jujeña a acompañar el inicio del quinto juicio por delitos de lesa humanidad en Jujuy, donde se juzgará la responsabilidad penal de militares y policías que secuestraron obreros y estudiantes en lo que se conoce como La Noche del Apagón, ocurrida en 1976.

“Éste juicio, aún sin Blaquier, es para que la sociedad sepa que él también es responsable de los 30 compañeros desaparecidos de Ledesma”, remarcó Oscar Alfaro, sobreviviente de la represión en Jujuy.  Por su parte, Paula Álvarez Carreras, abogada querellante en la causa,  informó que entre los acusados “hay personal militar que ya fue condenado en otras causas como Braga; Menéndez va a ser juzgado por primera vez en Jujuy; y también se va a juzgar la responsabilidad penal de personal policial de la zona de Libertador y Calilegua, cómo el conocido comisario Lezcano, que tuvieron participación directa en los secuestros”. Álvarez Carreras explicó que “los delitos por los cuales van a ser juzgados son allanamientos, privación ilegítima de la libertad, torturas, abusos sexuales y homicidios calificados por alevosía por la participación de dos o más personas de 17 las víctimas que están el causa”.

Finalmente la abogada querellante confirmó que el Tribunal Oral Federal que juzgará a los represores estará conformado por María Alejandra Cataldi, Federico Santiago Díaz y Mario Héctor Juárez Almaráz y un cuarto juez que es René Casas. Además instó a toda la sociedad jujeña a participar de las audiencias porque “porque los juicios de Lesa Humanidad son de todos”.

Las actividades previstas para reflexionar sobre los hechos que irán a juicio fueron declaradas de interés por la legislatura Jujeña a partir de un proyecto presentado por el diputado Ariel Ruarte, del Frente Unidos y Organizados por la Soberanía Popular.

Las jornadas dieron inicio este martes 13 de septiembre con la mesa panel “La Noche del Apagón va a Juicio. Cuentas pendientes de la responsabilidad empresarial”, que se realizará en el Salón Marcos Paz de la legislatura este martes a las 18 horas.

El jueves 15, a las 18 horas, se realizará la misma actividad en el Sindicato de Obreros y Empleadores del Azúcar del Ingenio Ledesma, en Libertador General San Martín.

Ex jefe de la Policía de Jujuy condenado a prisión perpetua por la Masacre de Capilla de Rosario de Catamarca

0-Juicio_y_castigo

Los represores Carlos Eduardo del Valle Carrizo Salvadores, Mario Nakagama y Jorge Ezequiel Acosta fueron condenados hoy a prisión perpetua por la denominada Masacre de Capilla del Rosario, perpetrada el 12 de agosto de 1974 en la provincia de Catamarca, en la que 14 integrantes del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) fueron fusilados.

En una sala colmada por integrantes de organizaciones de Derechos Humanos y familiares de víctimas, concluyó el proceso judicial -el segundo por crímenes de lesa humanidad en esta provincia-, que se extendió durante cinco meses y donde prestaron declaración más de 50 testigos.

El Tribunal del Juzgado Oral Federal, integrado por Juan Carlos Reynaga, Gabriel Eduardo Casas, y Carlos Jiménez Montilla, condenó a Carrizo Salvadores, Nakagama y Acosta por los delitos de “homicidio calificado, agravado por alevosía y por el concurso de dos o más personas en 14 hechos”. La sentencia tuvo la disidencia parcial del juez Casas, quien votó por la inconstitucionalidad del artículo 80 del Código Penal, por falta de mínimo penal que no permite mensurar culpabilidad y propone pena de prisión de 16 años.

En la resolución, se dispuso además la inhabilitación absoluta y perpetua de los sentenciados.

Asimismo, se describió que el homicidio doblemente agravado, correspondió a la muerte de Mario Héctor Lescano, Juan de Olivera (alias) Héctor Moreno, Rogelio Gutiérrez, José María Molina, Luis Santiago Billinger, Carlos María Anabia, Raúl Eduardo Sainz, Juan Carlos Lescano, Luis Roque Lopez, Silverio Pedro Orbano, Roberto Domingo Jerez, Rutilio Dardo Betancour Roth, Alberto Rosalez y Hugo Enrique Caccivilliani Caligari.

El Tribunal dispuso además que los condenados Carrizo Salvadores y Nakagama continúen en prisión en el Servicio Penitenciario de Miralores en la Provincia de Catamarca y que Acosta cumpla su condena en el Servicio Penitenciario de la localidad de Bower de la Provincia de Córdoba. En tanto, se fijó para el miércoles 6 de noviembre a las 12 la audiencia para la lectura de los fundamentos.

La condena del Tribunal Oral Federal coincide con lo que habían solicitado los representantes de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y la Fiscalía de Estado de la Provincia.

Carrizo Salvadores, Nakagama y Acosta fueron condenados por el hecho ocurrido el 12 de agosto de 1974 en la quebrada de “Los Walther”, en adyacencias a Capilla del Rosario, a unos 20 kilómetros al norte de la capital.

Allí fueron fusilados 14 miembros del ERP, quienes formaban parte de un grupo que intentó copar el Regimiento Aerotransportado 17 de ésta ciudad, pero fueron sorprendidos por la policía.

Parte de los militantes fueron detenidos, otros se dieron a la fuga y el grupo que fue cercado en Capilla del Rosario, luego de deponer sus armas, fue ejecutado por las fuerzas del ejército.

La búsqueda de justicia por este hecho se inició en 2004, a pedido de organismos de Derechos Humanos de Catamarca y Córdoba, que reclamaron conocer la identidad de los NN que habían sido enterrados en el cementerio local.

El juez federal subrogante Pedro Navarro se declaró competente, y así fue que el Equipo Argentino de Antropología Forense realizó las exhumaciones e identificó al santiagueño Rozales y a los uruguayos Betancour Roth y Cacciavillani Caligari.

Con la investigación a cargo del fiscal Santos Reynoso, comenzaron a declarar militares, policías y soldados y en mayo de 2009, Nakagama se convirtió en el primer detenido por la masacre.

Con el grado de capitán, en 1974, Nakagama era jefe de la sección morteros pesados del Regimiento 17.

Sus pasos fueron seguidos por Carrizo Salvadores, que entonces era asistente personal del Jefe del Regimiento y que en 2004 llegó a ser Jefe de Policía de Jujuy.

Finalmente, fue procesado Acosta, que en 1974 tenía a su cargo una compañía del regimiento y ya fue condenado por su actuación en La Perla.

En 2010, la Cámara Federal de Tucumán confirmó los procesamientos y dictaminó que “el fusilamiento era un crimen de lesa humanidad y por ende imprescriptible”. Este fue el segundo juicio que se realiza en la provincia de Catamarca por crímenes de lesa humanidad.

Los/as 7 del 10

0 LOS 7 DEL 10

Entre el 23 y el 28 de mayo de 1976, en diferente operativos policiales habían sido secuestradas siete personas; Dominga Álvarez de Scurta, Jaime Lara Torres, María Alicia del Valle Ranzoni, Jorge Ernesto Turk, Osvaldo José Giribaldi y los hermanos Juana y Pedro Torres Cabrera, todas ellas militante de la misma corriente política ideológica. Ingresaron al penal de Villa Gorriti entre el 30 de mayo y 2 de junio de ese año, procedente el CCD comando radioeléctrico de la policía de la provincia de Jujuy.

Durante la noche del 9 de junio de 1976, en el penal de Villa Gorriti se recibió un llamado, y en la voz del genocida Juan Carlos Jones Tamayo, se ordenaba preparen a siete detenidos/as que serian retirados/as el día 10 de junio a hora 07:45 de esa cárcel. En el libro de novedades del penal reza lo siguiente… “Conforme al memorándum de la fecha se procede a ser entrega al Crio. Ernesto Jaig y Sgto. Cesar Darío Díaz del RIM 20 de los detenidos…”.

Efectivamente ese día, fueron entregado en manos del sanguinario comisario y de un sargento del ejército y según relatan los/as sobreviviente, Moisés y Calapeña, llegaron a la central de policía, allí les hicieron firmar la supuesta libertad, cosa que nunca se concretó. Durante semanas, la información que se registró en los libros del penal, indica que habrían sido llevados/as “en comisión a la central de policía”. Nunca más se los/as vio con vida.

Por estor crímenes serán juzgados solo seis de los responsables del secuestro y desaparición de Dominga, Alicia, Jaime, Jorge, Osvaldo, Juana y Pedro, diez años después de que el Dr. Batule solicitará la instrucción penal de estos delitos, la flojera, desidia, apatía y complicidad por afinidad, que demostró el ex juez Olivera Pastor, permitió la dilación de las causa y el numero reducido de imputados, entre los que se encuentran; el interventor del penal de Villa Gorriti Tte. Antonio Vargas, el Sgto. Del ejército Cesar Daria Díaz y cuatro penitenciarios, Carlos Alberto Ortiz, Orlando Ricardo Ortiz, Mario Marcelo Gutiérrez, y Herminio Zárate.

Dominga, tenía 36 años, nació en San Salvador de Jujuy, era maestra, trabajaba en la Escuela Nacional Nº 86 “El Sunchal” Dpto. del Carmen. Formaba parte del gremio de docentes de escuelas nacionales. Tiene dos hijos y una hija, en el momento del secuestro Raúl tenía 17 años, Jorge de 12 y Claudia de 15. Fue secuestrada de su domicilio, conducida al CCD comando radioeléctrico de la central de policía, de allí al penal provincial. Claudia su hija, fue secuestrada junto a Dominga, pasó una noche en el CCD comando radioeléctrico, luego fue liberada. Con posterioridad, pudo visitar a su madre en un par de oportunidades, la vio en muy malas condiciones. Le encargo a sus hermanos y le contó que una patota del ejército iba todas las noches a torturara los/as detenidos que estaban en ese lugar.

El cuerpo de Dominga fue enterrado clandestinamente en un predio del ejército (polígono de tiro), encontrado en julio de ese año por dos niños que andaban por esa zona. Lo levanto la policía de la provincia y bomberos, lo trasladaron a la morgue del hospital Pablo Soria y de allí al cementerio de Yala.

En enero de 1984, ante una denuncia, se llevó a cabo la excavación de varias sepultura, de allí se rescataron los restos de Dominga, Roberto Oglieti, María Amarú Luque y Rodolfo Usinger pareja de María Amarú, estos tres últimos víctimas de la masacre de Palimotas. Fue el único cuerpo que se pudo recuperar de las víctimas del terrorismo de Estado en Jujuy. Alicia, tenía 33 años, nació en San Salvador de Jujuy, era maestra, trabajaba en la Escuela Martín Miguel de Guemes de El Talar Dpto. de San Bárbara.

Fue secuestrada de la escuela donde estaba trabajando, alojada en la Comisaría de Yuto, de allí la llevaron al CCD comando radioeléctrico de la central de policía, luego trasladada al penal de donde fue sacada “en comisión”. Luego de producirse el “traslado” final, cuando las celadoras del penal pasaban frente a la celda que había ocupado se persignaban, pero sus creencia no evitaron la rapiña, entre ellas se peleaban por apropiarse de la cosas de Alicia que habían quedado en el calabozo que ella ocupó, como una radio pequeña que su madre le había podido hacer llegar. En la sede de ADEP, el gremio docente, una placa la recuerda.

Juana, tenía 22 años, nació en Metan Provincia de Salta, era taqui-dactilógrafa, tiene una hija Laura, en el momento del secuestro la niña tenía (1 año), su pareja Mario López había sido detenido en junio de 1975. Fue secuestrada de su domicilio, de allí la llevaron al CCD comando radioeléctrico de la central de policía, luego la trasladaron al penal de donde fue sacada “en comisión”.

Juana tenía claro su destino, mientras estuvo en el penal de Villa Gorriti le entrego una cadenita a otra presa, el encargo fue… “Para mi hija, para cuando sea grande”. Cuando secuestran a Juana su hija estaba internada en el hospital de niños por problemas respiratorios. Casi 7 meses después pudo ser recuperada por su abuelo, recién en 1982 pudo reencontrase con su padre, año en que este recupero la libertad.

Pedro, tenía tan solo 17 años, nació en Metan Provincia de Salta, era jornalero, desde los 12 años demostró interés y compromiso por las injusticias de este mundo. Fue secuestrado de la finca del ingeniero Labarta en presencia del mismísimo ingeniero propietario de la finca, de allí la llevaron al CCD comando radioeléctrico de la central de policía, luego trasladado al penal de donde fue sacado “en comisión”.

Esta era la segunda vez que Pedro caía en manos de “las fuerzas”, con tan solo 15 años de edad conoció la perversidad de sus verdugos. Ante el atropello que sufrió su madre Brígida, cuando la fueron a detener y por defenderla, enfrentó a la policía federal de Salta a puño y patada limpia. Eso le costo la primera detención y por consecuencia la tortura.

Lo absurdo. En el año 1979, el Juez Magnus Topp libra orden de captura por considerarlo desertor del servicio militar obligatorio, juez que fue cómplice de la dictadura, que una y otra vez rechazó los habeas corpus que presentaban los familiares de las víctimas. La familia de los/as Torres Cabrera fue terriblemente castigada, Brígida la madre fue detenida en Salta en el mes de octubre de 1974, trasladada al penal de Villa las Rosas en Salta, de sus cuatro hijas dos, Juana e Hilda, están desaparecidas al igual que su hijo Pedro, en noviembre de 1974 detienen a Lucia su otra hija, esta última sobrevivió junto a su madre. Susana la más pequeña de 10 años, quedo a cargo de su padre Domingo.

También estuvo desaparecido Roque, la pareja de Hilda, la hija de ambos Victoria, fue apropiada por un Cnel. del ejército de apellido Tetzlaff, gracias al trabajo de Abuelas recupero su identidad en el año 2001. Los restos de Roque fueron identificados y restituido en el 2012. Osvaldo, tenía 27 años, nació en Santiago del Estero, Estudiante de 4º año de Ingeniería Agrónoma en Tucumán, fue presidente del centro de estudiantes de secundaria. Detenido en 1972 y trasladado a Rawson, sale con la amnistía de Campora en ´73.  A poco tiempo de salir en libertad, se radica en la localidad de El Talar Dpto. de San Bárbara, era empleado de la empresa Ledesma, supervisor de obra. Tiene dos hijos y una hija, en el momento del secuestro Jorge tenía 3 años, Santiago 2 y Rosana venia en camino, Rosana nunca pudo conocer a su padre.  Fue secuestrado de su trabajo, mientras era apresado por un grupo de tareas, paralelamente a su casa lo fueron a buscar en un camioneta de la empresa Ledesma. Alojado en la comisaría de Yuto, de allí lo llevaron al CCD comando radioeléctrico de la central de policía, luego trasladado al penal de donde fue sacado con destino al CCD Arsenales de Tucumán. Allí compartió cautiverio con Mario, su hermano. Mario fue asesinado el 13 de noviembre de 1976 en un simulado intento de fuga, su cuerpo nunca apareció.Marta, le la esposa de Osvaldo, estaba embarazada de tres meses, mientras elegían el nombre, él sugirió que si era niña, como siempre le regalaba rosas quería que se llamara así, la niña se llamó Rosana.

Cuando Marta cursaba entre el séptimo y octavos mes de embarazo fue secuestrada y llevada a Arsenales, cuando la sacan, atada con alambres de púas, la tiran en Salí, y se salva solo porque la encuentra una persona del lugar. Jaime, tenía 32 años, nació en el departamento de Chuquisaca – Bolivia. Profesor de dibujo. Vocal de la comisión directiva e ADEP. Su padre era perforista de interior mina, por eso pasa parte de su infancia en las minas de Huanuni, Colquiri, Siglo XX y Cancañiri. A los nueve años de edad se traslada a Jujuy junto a su madre, padre y sus diez hermanos y hermanas.
Fue secuestrado de su casa, de allí lo llevaron al CCD comando radioeléctrico de la central de policía, luego trasladado al penal de donde fue sacado “en comisión”. Al momento de su secuestro estaba preparando su primera exposición. Se recibe de profesor de dibujo en la Escuela de Bellas Artes de Jujuy. Para poder ejercer la docencia se naturalizo argentino, inicia su carrera docente como profesor de dibujo en la ciudad de La Quiaca. En 1973 es destinado a la Escuela Domingo T. Pérez de San Pedro de Jujuy.

Su compromiso social lo lleva a integrar en 1976 la comisión directiva como vocal ADEP (Asociación De Educadores Provinciales) junto a Marina Vilte. Jorge, le decían Dumbo, tenía 32 años, nació en San Salvador de Jujuy, de profesión abogado, ejerció la docencia en Instituto de Educación Superior Nº 5 José Eugenio Tello, siguió estudiando en condición de alumno libre el Profesorado de Historia en la provincia de Córdoba, tiene una hija Paula, que al momento de su secuestro tenía 5 meses. Paula hoy ejerce la misma profesión que su padre.

Fue secuestrado cuando se presentó voluntariamente en una seccional de la policía de la provincia, al enterarse que lo habían ido a buscar al estudio. De allí lo llevaron al CCD comando radioeléctrico de la central de policía, luego trasladado al penal de donde fue sacado “en comisión”.

Ante la insistencia de la familia el jefe de policía el Myr. Arenas le dijo su esposa a Elena… “Bueno, señora, yo… tengo que comunicarle… que su marido ha sido abatido en Tucumán”. Supuestamente víctima de la masacre de Palomitas. Mentira que llevo a Elena a peregrinar en busca del cuerpo de su marido por Salta y Tucumán sin obtener ninguna noticia sobre su destino.

El obispo Medina asiduo visitante del penal, ante las insistentes preguntas sobre el destino del grupo por parte sus compañeros, vocifero…“fueron llevado a Tucumán juzgados y ejecutados.

Por estos muertos, nuestros muertos, pido castigo.
Para los que de sangre salpicaron la patria, pido castigo.
Para el verdugo que mandó esta muerte, pido castigo.
Para el traidor que ascendió sobre el crimen, pido castigo.
Para el que dio la orden de agonía, pido castigo.
Para los que defendieron este crimen, pido castigo. (Pablo Neruda)

Fuente: Eva Arroyo