Visita del secretario general de amnistía internacional en la cuenca de salinas grandes y laguna de Guayatayoc.

El último martes 10 de Abril tuvimos el gran honor y privilegio de recibir en nuestro territorio de la Cuenca de Salinas Grandes y Laguna de Guayatayoc, al Secretario General de Amnistía Internacional, Sr Salil Shetty, acompañado entre otras personalidades de la entidad, por la Directora para las Américas, Erika Guevara Rosas, y la Directora Ejecutiva para Argentina, Mariela Belski.

El encuentro de los representantes de Amnistía con una delegación de nuestras comunidades tuvo lugar ese día 10 de Abril en el cruce de la ruta Nacional 52 con la ruta 79 (ex 40), con vista hacia las Salinas Grandes, la Laguna de Guayatayoc y el Cerro Chañi.

Fuimos escuchados por el Secretario y sus acompañantes con la mayor, profunda y auténtica atención, y sin las dobles intenciones que tantas veces hemos experimentado de parte de representantes de funcionarios y empresas. Tuvimos la oportunidad de exponer las amenazas que sufrimos desde ocho años de parte de varias mineras transnacionales del litio con la complicidad de los sucesivos gobiernos nacionales y provinciales, y los atropellos a nuestros derechos reconocidos en instrumentos legales internacionales.
Mencionamos nuestras demandas judiciales a la Corte Suprema de Justicia y a la Corte Interamericana de Derechos humanos, la publicación de nuestro protocolo llamado “Kachi Yupi” (“Huella de la sal”), para la implementación de la consulta obligatoria “previa libre informada y de buena fe” prevista en el Convenio 169 de la OIT. Aludimos a la promesa del Gobernador, hasta ahora no cumplida, de promulgar un Decreto oficializando el Kachi Yupi, las innumerables reuniones que quedaron sin efecto con funcionarios provinciales en cuanto a nuestras necesidades, las maniobras del Gobierno apuntando a dividir nuestras comunidades, nuestras dificultades a la hora de pedir a la administración provincial informaciones sobre los pedimentos de las empresas mineras en nuestro territorio, la falta de transparencia de las empresas y los Gobiernos y su denegación de los impactos sumamente desastrosos de la minería del litio en los salares.

En una tonalidad más positiva, expusimos al Secretario el valor inestimable en el mundo de hoy, del sistema de valores de respeto y dignidad que nos transmitieron nuestros abuelos así como de nuestra organización comunitaria e intercomunitaria.
Afirmamos nuestro compromiso de asumir nuestra responsabilidad delante la sociedad, de dejar a nuestros nietos y las generaciones futuras un territorio tan preservado y sagrado como nos lo dejaron nuestros abuelos. Lo seguiremos protegiendo y defendiendo como se protege y defiende un santuario.

Luego de habernos escuchado con una rara atención, el Secretario nos habló de la marginación y discriminación sufridas por la comunidades indígenas no solamente en Argentina sino también en toda América Latina y en el mundo, y del desempeño de Amnistía en acompañar las luchas y reclamos de los pueblos originales por sus Derechos. Nos habló de Amnistía como un movimiento integrado por siete millones de miembros con representación en ciento cincuenta países. Elogió el carácter excepcional de nuestro Kachi Yupi y de nuestra organización.

Resaltó el deber que les compite a los gobiernos de respetar los instrumentos legales de los Derechos Humanos Universales, subrayando que los mismos quedan muchas veces “en papeles” mientras “la realidad es otra” (en cuanto a su aplicación). Nos dijo textualmente “aprendí que los pueblos indígenas son los que tienen la sabiduría” e insistió en que el beneficio de un emprendimiento “no sirve si no es a largo plazo”.

Queremos enfatizar el carácter excepcional y de largo alcance de esta visita del máximo representante de la reconocida organización mundial de Derechos Humanos.

Ya en 2011 recibimos la visita del Doctor Jaime Anaya, Relator de la ONU para los Derechos Indígena. Ahora la visita del Secretario General de Amnistía Internacional, constituye para nosotros una confirmación y un reconocimiento de la trascendencia de nuestra lucha, y un incentivo invalorable para seguir unidos a los que en el mundo luchan con determinación por un mundo realmente sustentable.

Mesa de Salinas Grandes y Laguna de Guayatayoc

Contacto: comunicacion33c@gmail.com