Fuga de Capitales en boca de todos

Para el laburante común, fuga de capitales es lo que le sucede cuando tiene que pagar el alquiler, los gastos fijos o ir al supermercado y ve cómo desaparecen sus billetes en un visto y no visto.

Pero en términos económicos poco y nada se sabe de una maniobra que genera pérdida de reservas en el Banco Central, devaluación del peso e inflación.

Es decir el ABC de los problemas económicos que tenemos los argentinos.

El tema está en el candelero por un proyecto de ley que pergeñó Cristina Fernández de Kirchner para que la deuda que el expresidente Mauricio Macri tomó con el Fondo Monetario Internacional sea pagada -aunque sea en parte- por los que fugaron al exterior parte de esos dólares. Incluso, la vicepresidenta le contó en una reunión su plan al embajador de Estados Unidos en la Argentina, Marc Stanley.

Se puede afirmar, como sostiene la contadora pública, magíster en economía política y profesora de la UBA Magdalena Rúa, que “se conoce como fuga de capitales la salida de moneda extranjera al exterior, de propiedad de residentes locales que no tiene que ver con fines productivos y está asociada a atesoramiento, especulación o inversión en el exterior”.

Esa fuga puede ser legal si está declarada e ilegal si no lo está. Y según Arbizu, el tríptico de “aliados” que tiene en la Argentina para que sea posible es «la desinteligencia, la falta de enfoque y complicidad” de gobiernos y organismos que en determinadas coyunturas hacen la vista gorda.

”Desde la dictadura cívico militar, la fuga presenta niveles muy elevados independientemente de la coyuntura política o económica. Pero durante los regímenes de acumulación financiera (del 76 hasta hasta el 2001 y en el último gobierno de Mauricio Macri), en ese tipo de modelo económico, en términos de Eduardo Basualdo, se da un vínculo estrecho entre el endeudamiento y la fuga de capitales”, dice Rúa.


More Entradas for Show: Mañana Informativa

Entradas relacionadas

Deja tu comentario